Design Thinking

El Design Thinking es una metodología también llamada “Pensamiento de Diseño” es la forma de generar ideas de productos o servicios pero de manera innovadora y eficaz, por lo que deja atrás la manera tradicional de abordar o entender problemas sino que busca abordarlos con creatividad. Aunque este nuevo enfoque solo era considerado para algunas organizaciones en la actualidad es usada en cualquier sector y situación, lo que se busca en la organizaciones es poder brindar el valor agregado diferenciándose de la competencia.

Podemos mencionar que el Design Thinking está centrado en el usuario y es la forma de aprender mientras se crea buscando crear soluciones que se adapten a las necesidades de los usuarios permitiendo a las organizaciones obtener mejores resultados en su comercialización.

¿Cómo Surge?

El Design Thinking surge por el profesor Tim Brown de la escuela de Ingeniería de la Universidad de Standford y CEO de la Consultora IDEO quien dio a conocer el tema desde el 2008 en un artículo en el “Harvard Business Review” convirtiéndose en uno de los mayores exponentes.

¿Cómo aplicarlo?

  1. Empatizar:

    En este punto dejamos de lado las técnicas tradicionales ya que en el Design Thinking se centra en las personas y lo que ellas experimentan en relación a un determinado tema que está relacionado con nuestro producto o servicio, para ello las personas deberán estar en su entorno natural donde se pueda entender mejor sus necesidades y deseos aplicando la observación.

  2. Definir el problema:

    Identificar las áreas donde puede lograrse la oportunidad de mejora buscando soluciones innovadoras.

  3. Idear:

    Se busca el aporte de múltiples ideas, aunque puedan parecer absurdas con el fin de identificar las posibles soluciones. A partir de ello se busca la participación de todos los asistentes buscando “Brainstorming”. En esta etapa participan equipos multidisciplinarios donde se aprovechan sus habilidades.

  4. Realizar posibles prototipos (Prototipar):

    En términos coloquiales seria “Aterrizar la idea” de manera física o virtual lo que nos ayudará a poder mejorar realizando cambios graduales.

  5. Evaluar los prototipos realizados (Prueba):

    En la última fase se podrá obtener retroalimentación entre el usuario y el prototipo pudiendo perfeccionarlo. Sin embargo, al no lograr nuestro objetivo se deberá considerar las etapas de manera repetitiva hasta obtener el resultado deseado. Haciendo que se repita las veces necesarias y volverlo realidad para poder introducirlo al mercado.

 

Ventajas:

  • Se centra en las necesidades y deseos de las personas.
  • Busca crear soluciones que se adapten a las necesidades y deseos de los usuarios de acuerdo con su realidad.
  • Ayuda a desarrollar productos o servicios de manera innovadora y logrando soluciones exitosas.
  • Se llega a la solución donde se concibe el aprendizaje mediante ensayo y error que son considerados partes del proceso.
  • Ayuda a reducir costos a través de la búsqueda de ideas innovadoras. Dejando de lado métodos tradicionales que suelen ser más costosos. (Ejm, Focus Group, Estudio de mercado,etc.)
  • No existen límites ni reglas al momento de brindar ideas.

 

Por lo tanto, podemos concluir que para que el Design Thinking está relacionado con el proceso de diseño la diferencia sería un análisis más profundo en cada etapa y para que se desarrolle se deberá contar con un ambiente tranquilo y adaptado para poder crear, además de abrir nuestra mente para cambiar el método habitual de solucionar las cosas optando por nuevas alternativas de solución.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *