Síndrome de Burnout

El síndrome de Burnout fue declarado en el año 2000 por la Organización Mundial de la Salud como un factor de riesgo laboral. El Síndrome Burnout afecta la calidad de vida, salud mental e incluso hasta poner en riesgo la vida.

El Síndrome Burnout (quemado, fundido) es un tipo de estrés laboral crónico, un estado de agotamiento físico, emocional o mental que tiene consecuencias en la autoestima, y está caracterizado por un proceso paulatino, por el cual las personas pierden interés en sus tareas, el sentido de responsabilidad y pueden hasta llegar a profundas depresiones.

Historia

En 1986, las psicólogas norteamericanas C. Maslach y S. Jackson lo definieron como “un síndrome de cansancio emocional, despersonalización, y una menor realización personal. Se da en aquellos individuos que trabajan en contacto con clientes y usuarios”.

Síntomas

Agotamiento emocional:

Un desgaste profesional que lleva a la persona a un agotamiento psíquico y fisiológico.

El agotamiento emocional se produce al tener que realizar funciones laborales permanentemente con personas que hay que atender como objetos de trabajo.

Despersonalización:

se manifiesta por medio de actitudes negativas en relación con los usuarios/clientes, se da un incremento de la irritabilidad, y pérdida de motivación. Existe endurecimiento de las relaciones puede llegar a la deshumanización en el trato.

Falta de realización personal:

disminución de la autoestima personal, frustración de expectativas y manifestaciones de estrés a nivel fisiológico, cognitivo y comportamiento.

Causas

  • Largas jornadas laborales
  • Sobrecarga de trabajo
  • Falta de oportunidades de crecimiento profesional
  • Desvalorización del puesto o del trabajo realizado
  • Falta de incentivos y capacitación
  • Bajos niveles de retroalimentación sobre resultados.
  • Alineación entre los objetivos y valores del trabajador con los de la empresa.

Consecuencias

Las consecuencias del síndrome de burnout afectan todas las esferas de la vida del individuo.

En la salud puede causar depresión, ansiedad, migraña, frecuentes cambios de humor, estrés crónico, fatiga, problemas de sueño, deterioro cardiovascular entre otros.
A nivel social poca interacción con los compañeros de trabajo, aislamiento ya que siempre está de mal humor, poca o nula vida personal, problemas con compañeros, amigos y pareja.
A nivel laboral presenta poca productividad, no presenta objetivos, toma decisiones erróneas, falta de motivación y compromiso o renuncia.

Para evitar el síndrome de burnout es recomendable desprenderse de la oficina realizando otras actividades como el ejercicio, tomar alguna clase de interés, salir a caminar, pasear al perro, escuchar música, realizar viajes cortos los fines de semana y lo más importante: dormir bien y llevar una dieta balanceada.

Solicita información de nuestros servicios ASESORÍA GRATUITA

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *